Logra levantarse sólo.

A los diez meses hay niños que ya se levantan por sí solos, agarrándose en los barrotes de su cuna, en una silla o en un mueble de su altura. Y una vez de pie, intentan desplazarse con apoyo, para seguir explorando en su recién adquirida verticalidad.

La mayoría tardará todavía semanas en dar sus primeros pasos. Será la culminación de un primer año repleto de experiencias y sensaciones, en el que el crecimiento físico ha ido unido al desarrollo de sus sentidos y de sus habilidades motoras.