Cuando cumple los dos años, el niño ingresa en su tercer año de vida. Ya ha realizado muchas cosas, ha conquistado la verticalidad, es capaz de caminar con soltura, en general se expresa bastante bien, y se siente parte de su familia. Poco a poco va manifestando su individualidad, una amalgama de su temperamento particular y del entorno que le envuelve.

Cuerpo de bebé

Si algo caracteriza la anatomía del bebé es su gran cabeza, en proporción al resto del cuerpo. Y este rasgo le seguirá acompañando hasta bien pasado el primer cumpleaños, aproximadamente hasta los 18 meses. También es muy peculiar el hecho de que apenas se aprecie su cuello, parece que la cabeza está apoyada directamente en el tronco. En su rostro lo más llamativo son sus grandes ojos, mientras que su nariz es bastante pequeña. Sus facciones son redondeadas y suaves.